• Búscanos en Facebook

  • Sigue nuestras noticias en Twitter

    Seguir a soriaymasnews en Twitter

  • Nos han visitado

    contador de visitas

  • Categorías

  • Archivos

  • RSS Soria Turismo-Soria Mágica

    • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
  • RSS Templarios en Soria

  • Angel Almazan en Facebook

  • Sigue la Red de Blogs Soriaymas en Twitter

    Seguir a soriaymas en Twitter

  • Soriaymas.com en Facebook

  • RSS Agora Simposio

  • Meta

El terremoto de Gómara no causó daños materiales ni personales

El terremoto de 3,9 de magnitud registrado a las 18:26 minutos de ayer al oeste de Gómara a una profundidad de cuatro kilómetros motivó que la Guardia Civil, tras la activación del Centro Coordinador de Emergencias, a recorriera la zona. No se observaron daños en vías de comunicación, tendidos, ni en ninguna población. Tampoco se produjeron daños personales.

El último terremoto ocurrido en Soria del que tenemos constancia ocurrió el 3 de febrero de 2013. El epicentro se situó en Beratón y alcanzó una magnitud de 3. El 10 de abril de 2012 hubo otro de grado 3 con epicentro en San Pedro Manrique.

El 3 de marzo de 2004, según informó el Instituto Geográfico Nacional, a las 23:23 horas, se produjo un movimiento sísmico con epicentro en las proximidades de Matalebreras, de una magnitud de 2,6 en la escala de Richter. El terremoto se sintió débilmente en Óvega y Ágreda. No se produjeron daños materiales ni, por supuesto, personales.

Cinco minutos después se produjo otro movimiento sísmico con epicentro en las proximidades de Ágreda, de magnitud 1,6. Según el IGN fue una réplica del anterior que tampoco provocó daños de ningún tipo.

El 17 de noviembre de 2003, a las 5:20 horas de la madrugada, se registró un pequeño terremoto cuyo epicentro se situó al noroeste de la localidad de La Póveda de Soria. La magnitud del seísmo fue de 2,7 en la escala de Richter. Ni siquiera fue sentido por la población.

El 31 de mayo de 2002 hubo un seísmo de 3,3 que se dejó sentir en El Burgo de Osma. El 17 de junio de 2001, otro de 3,3 con epicentro en Villoslada de Cameros alarmó a los vecinos de Cameros. El 11 de agosto de 1999, aunque el epicentro de un terremoto de 3,2 estuvo en la localidad zaragozana de Alconchel de Ariza, se dejó sentir en la zona de Arcos de Jalón. El 15 de marzo de 1999, hubo un seísmo de 2,8 en la zona de Aldealafuente y Tardajos.

El anterior movimiento sísmico que tuvo su epicentro en Soria se produjo en septiembre de 1998. La magnitud del seísmo fue de 3.1 en la escala de Richter y el epicentro se localizó en San Pedro Manrique. No hubo daños ni heridos.

En mayo de 1997, se registró otro movimiento sísmico que pudo percibirse en la provincia de Soria, aunque el epicentro estaba muy lejos. En aquella ocasión, el Instituto Geográfico Nacional localizó un terremoto a las dos menos once minutos de la misma madrugada en la provincia de Lugo. Muchas localidades sintieron el temblor.

En Soria, la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía recibieron llamadas de vecinos de San Leonardo de Yagüe y de la capital que manifestaban haber sentido el movimiento sísmico. No se produjeron daños materiales ni heridos.

A las 13,23 horas del 2 de mayo de 1995, se registró un terremoto de escasa magnitud localizado entre Ólvega, Ágreda y Vozmediano. La magnitud del terremoto medida en la esca Richter fue de 2,8. Otro seísmo de 3, tuvo su epicentro en San Pedro Manrique el 13 de octubre de 1994.

Con anterioridad, se registró un movimiento sísmico el 26 de agosto de 1994 en la zona de Yangüas. Alcanzó una magnitud de 2,6. Mayor magnitud alcanzó el terremoto cuyo epicentro se situó en El Burgo de Osma y que se dejó sentir también en las zonas de Berlanga de Duero y de San Esteban de Gormaz. Este terremoto, que alcanzó los 3,5 en la escala Richter, sucedió el 13 de abril de 1994.

Otro antecedente cercano se produjo el 7 de diciembre de 1993 en la localidad de Recuerda. Eran las cuatro y once minutos de la madrugada cuando los vecinos de la zona se vieron sorprendidos por un temblor que alcanzó una magnitud de 2,9. Por último, el 4 de julio de 1993, en la zona aragonesa de la Sierra de Tablado hubo un terremoto de grado 3 que se notó en el somontano del Moncayo soriano.

Ninguno de estos terremotos ha llegado a causar daños materiales, ni muchos menos personales.

ESCALA DE RICHTER

Los sismólogos han ideado diversas escalas de medición para describir los terremotos de forma cuantitativa. Una de ellas es la escala de Richter, que debe su nombre al sismólogo estadounidense Charles Francis Richter y mide la energía liberada en el foco o hipocentro de un seísmo. La magnitud sísmica es una medida de la cantidad de energía liberada en el movimiento sísmico, indicada por la amplitud (intensidad) de las vibraciones cuando llegan al sismógrafo o instrumento de registro.

Es una escala logarítmica que va del 1 al 9; cada escalón o paso ascendente en la escala de Richter representa una intensidad o amplitud que es 10 veces mayor que la del inmediato inferior de modo que un seísmo de magnitud 7 es 10 veces más potente que un seísmo de magnitud 6, 100 veces más potente que un seísmo de magnitud 5, 1.000 veces más potente que un seísmo de magnitud 4, y así sucesivamente. Unos 800 seísmos de magnitudes 5 y 6 se producen cada año en todo el mundo, frente a unos 50.000 seísmos de magnitudes 3 a 4, y apenas 1 terremoto de magnitud 8 a 9. Usando esta escala, los sismólogos clasifican los temblores de insignificante (menos de 4), ligero (4 a 4,9), dañino (5 a 5,9), destructivo (6 a 6,9), muy destructivo (7 a 7,9) y desastroso (8 a 8,9).

Teóricamente, la escala de Richter es una escala abierta, sin embargo hasta 1979 un terremoto de magnitud 8,5 se consideraba el más fuerte posible. No obstante, desde entonces las mejoras en las técnicas de medición sísmica han permitido a los sismólogos perfeccionar la escala, y actualmente consideran que 9,5 es el límite práctico.

QUÉ HACER

Ante una catástrofe como ésta, será de vital importancia el que se conozca el Plan de Emergencia Familiar (PEF) a la perfección y se tengan los Medios Mínimos de Emergencia en el Hogar y en el vehículo (MMEH y MMEV). Según las proporciones que haya tenido el seísmo, se tardará más o menos tiempo en poder restablecer el natural orden de las cosas y las personas pero, por lo general, se tendrá que ser autosuficiente por un largo espacio de tiempo.

Aunque es muy improbable que en Soria se produzcan terremotos por encima de la clasificación de ligeros, te detallo, tal y como me has pedido, algunas recomendaciones ante este suceso:

Si ocurre mientras estamos en el interior de la vivienda habitual, intentaremos salir a la mayor brevedad al exterior, alejándonos de paredes y muros que pudieran desplomarse. Si no es posible salir en unos breves segundos, es mucho mejor quedarse en el interior y protegerse en una habitación en la que haya muebles pesados o mesas bajo las que cobijarse. También sirve el permanecer bajo los marcos de las puertas. La mayoría de las muertes se producen al intentar salir de los inmuebles, siendo las víctimas alcanzadas por los objetos que caen de los edificios.

No utilizar ascensores y evitar el moverse por las escaleras.

No utilizar cerillas, velas ni llama o chispas de clase alguna durante el terremoto, podría haber conducciones de gas rotas o combustible derramado.

No permanecer en los balcones, junto a ventanas o chimeneas.

Si el seísmo sucede mientras se está en el exterior, alejarse de los edificios, postes eléctricos, muros, estatuas, etc. Si no queda más remedio, refugiarse debajo de una marquesina o marco de alguna puerta de la calle.

Si se está conduciendo un vehículo, pararse de inmediato y esperar a que cese el seísmo. Tener precaución al reanudar la marcha.

Una vez finalizado el terremoto, se procederá con suma precaución a desconectar todas las fuentes de energía de la vivienda. Antes de entrar en un inmueble se observará el riesgo de derrumbamiento.

Apagar cualquier fuego que esté a la vista y prohibir fumar en las proximidades de las ruinas.

Caminar entre las ruinas con calzado adecuado, para protección frente a objetos cortantes o punzantes.

Preparar la supervivencia, localizando los medios de emergencia tanto del propio hogar como del vehículo.

Extreme las condiciones sanitarias, en especial en el consumo de agua e ingestión de alimentos.

Seguir a la escucha de las informaciones de la radio a pilas dado que, con toda seguridad, el fluido eléctrico se habrá interrumpido.

Economizar al máximo todos los recursos, ya que la ayuda puede tardar varios días en llegar.

Ante el riesgo de la repetición de seísmos o réplicas del principal, es preferible alejarse de las construcciones que muestren serios daños estructurales y jamás penetrar en su interior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: